Inicio: / Blog / María Villarroya se despide del público español con una actuación estelar

María Villarroya se despide del público español con una actuación estelar

Con una actuación memorable, María Villarroya despide, por este año, su espectáculo SILENCIOS CANTADOS. EL MUSICAL del público español. La próxima parada será la gira de presentación que hará por Argentina para mostrar su trabajo al público sudamericano. Los escenarios del otro lado de océano ya se preparan para el desembarco que llevará a cabo a finales de este mes de noviembre.

Ante un auditorio repleto y totalmente entregado María Villarroya interpretó de nuevo su musical con brío y energía. En esta ocasión, dedicó la actuación a su querida abuela Pepita que había fallecido esta misma semana. “El espectáculo echó a rodar hace justo un año cuando mi abuela cumplió 103 años, ahora nos deja justo antes de su cumpleaños”, dijo emocionada la cantante y actriz al finalizar la función.

Como artista total que es, supo sobreponerse a ese revés y volvió a emocionar por enésima vez a todo el auditorio del teatro. Las risas de sus pasajes más cómicos, se mezclaron con el llanto de muchos de los asistentes en los momentos más dramáticos de su actuación. Pocas veces hemos visto llorar y emocionarse a tantas personas en un espectáculo. María Villarroya consiguió hacer magia en el escenario y cantó mejor que nunca, con más garra, con más pasión y con más emoción. El recuerdo de su abuela sobrevolaba por el escenario del Réplika Teatro sin que el auditorio lo supiese.

Si bien las canciones fueron las mismas de siempre del musical, la emoción, tanto por la despedida del público madrileño hasta el año que viene, como por el fallecimiento de su más querido familiar hicieron que los momentos musicales tuvieran mayor hondura. El grupo musical comandado por Josué Santos sonó de manera impecable, más conjuntado si cabe que en otras ocasiones. El rodaje de las actuaciones que se han realizado hasta la fecha han hecho que SILENCIOS CANTADOS. EL MUSICAL vaya cogiendo una dimensión nueva que hace que los espectadores disfruten con muchísimos más matices.

La voz de María Villarroya se mostró pletórica y todas las canciones, en especial la interpretada a capella, la primera canción que compuso, mostraron su lado más profundo y, a la vez, tierno. Una sinfonía de sensaciones que llevó a los espectadores hasta una montaña rusa de emociones, desde la risa al llanto pero siempre con la sensibilidad por bandera. Desde el cielo, Pepita, estoy seguro, estaría emocionada y orgullosa de su nieta.

La cantante volvió a presentarse en solitario para hablar, cantar, bailar e incluso arrastrarse por un escenario que imagina ser una “Oficina de Objetos Perdidos”, sobre la tarima aparecieron numerosos recuerdos que fueron reconstruyendo su camino vital, marcados por la inocencia, la pasión y las ganas de mejora personal. Los fracasos de su vida son exhibidos con humor y no poco coraje, en una búsqueda constante de la libertad.

El espectáculo que hoy termina por este año, ha sido dirigido por Jaroslaw Bielski, actor y director escénico polaco, afincado en España desde mediados de la década de los noventa. La parte musical la dirige Josué Santos. Los músicos que han acompañado a la cantante, en sus representaciones, han sido, además de Josué que toca los teclados y el saxo soprano, Dayán Abad con las guitarras, Ana Mula con el cello y Mauro Pugliese al piano.

Tambien te puede interesar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados ( * ).


Introducir código*

Novedades
Contacto

Categorías

Archivos

TWEETS RECIENTES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
X