Inicio: / Blog / SILENCIOS CANTADOS, ÚLTIMA FUNCIÓN DE LA TEMPORADA

SILENCIOS CANTADOS, ÚLTIMA FUNCIÓN DE LA TEMPORADA

De nuevo María Villarroya se adueña del corazón de los espectadores del Teatro Lara en su última función de la temporada.

María Villarroya se despidió el jueves pasado de su público a lo grande, en la Sala Cándido Lara, del emblemático Teatro que le da nombre. Después de estar representando toda esta temporada desde enero hasta ahora SILENCIOS CANTADOS, María cumplió, como siempre, con las expectativas de un público entregado al arte y saber escénico de la gran intérprete y de sus cuatro fantásticos músicos que la han estado acompañando durante este viaje.

En esta última función, el público disfrutó durante 100 minutos de la deliciosa propuesta teatral, defendida por María como auténtica y única maestra de ceremonias, cuya dosis interpretativa en todas sus vertientes anímicas, logra emocionar y estimular intelectualmente al público, trazando un diálogo con él y eliminando la cuarta pared. Una complicidad valiosa en si misma que engancha y mucho.

El trabajo integral de su protagonista es perfecto, pero si algo debemos destacar es la potencia y calidad de su voz, una voz cuidada y llena de color que demuestra una vez más que merece sobradamente los elogios recibidos durante y al final de la función, como pudimos comprobar los que nos encontrábamos allí.

Además del buen gusto que revela la puesta en escena sencilla, y su elegantísima iluminación, el mayor acierto es el ritmo y el tempo, preciso y acorde con la trama, María juega con él y va contando su vida, incluso intercala “flashbacks como en las películas”.

Drama y comedia, comedia y drama tan real como la vida.

Y es que de eso quiere hablarnos, de eso quiere contarnos, del equilibrio, de salir de los infiernos y renacer libre y sin cadenas, de sobrevivir, de vivir…

Los traumas que la persiguen y los miedos que la asaltan se tornan esperanza a medida que va avanzando la obra, ante el desnudo emocional de la protagonista, finalizando con un “Estoy mujer” como emblema optimista sobre el tapete ante una dosis alentadora y humana llena de vida.

Una empatía y un tiempo para la reflexión durante y después del espectáculo musical que lleva al espectador a seguir adelante.

Toda esta delicia estética y perspectiva emocional hace de Silencios Cantados y de su creadora María Villarroya una extraño fenómeno escénico digno de mención.

Pero aunque se despidió a lo grande, no fue un adiós absoluto, sólo fue un hasta pronto.

Volveremos a saber de ella y de su obra, de momento están programadas dos nuevas funciones en el Teatro Lara, el 13 de noviembre y 11 de Diciembre a las 22:30h .

La Oficina de objetos perdidos nunca cierra y nunca se sabe qué podemos encontrar.

Os dejamos un pequeño fragmento de las entrevistas que se hicieron  al final de la función, con la opinión del público, en este cierre de temporada.

Sí Sostenido

Tambien te puede interesar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados ( * ).


Introducir código*

Novedades
Contacto

Categorías

Archivos

TWEETS RECIENTES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
X